sábado, 15 de octubre de 2011


¿Qué es una droga?

Droga es cualquier sustancia que, una vez introducida en el organismo a través de distintas vías (inyectada, fumada o tragada), tiene capacidad para alterar o modificar las funciones corporales, las sensaciones, el estado de ánimo o las percepciones sensoriales (vista, oído, tacto, gusto, olfato). Existen muchas clases de drogas. Algunas son legales como el alcohol, el tabaco o los fármacos; otras son ilegales como el hachís, la cocaína, la heroína, etc. Todas las drogas tienen un denominador común: al ingerirlas (sea cual sea la forma) pasan a la sangrey, a través de ella, al cerebroy a todo el organismo, provocando los diferentes efectos que las caracterizan: excitar, relajar o distorsionar la realidad.


TIPOS DE DROGAS
La cocaína
 es una droga derivada de la planta de la coca y general mente tiene la apariencia de un polvo blanco. El polvo de la cocaína se inhala a menudo por la nariz o se puede disolver en agua e inyectarse en las venas. La cocaína también se usa en forma de pequeños cristales que se fuman. Estos se conocen como "crack", por el sonido crujiente que hacen cuando se calientan. En español se conoce como cocaína "crack" o "cocinada”.

La morfina


Entre uno de sus principales inconvenientes es que provoca adicción el consumidor requiere la administración de forma periódica y a dosis creciente de la morfina. La supresión brusca genera un síndrome de abstinencia.

La heroína


 La heroína es una sustancia que se extrae del opio (Papaver Somniferum), al igual que otros derivados opiáceos como la metadona, morfina, codeína,...   La heroína es una sustancia que genera una fuerte dependencia, tanto física como a nivel psicológico y comporta mental 

La marihuana

El cannabis fumado llega rápidamente a la circulación sanguínea y al cerebro. Allí los cannabinoides se une a receptores específicos, que abundan en zonas cerebrales relacionadas con memoria, aspectos cognitivos y coordinación motora.
Los efectos dependen de la dosis, experiencias pasadas, expectativas del consumidor, el ambiente, las diferentes sensibilidades y personalidad de quien la consume, la forma de preparación y vía de administración (más rápida cuando se fuma).
Un consumidor de marihuana experto puede llegar a controlar y regular la dosis necesaria para obtener los efectos deseados y obviar los efectos indeseables de la marihuana, aunque las variaciones ocurren incluso en condiciones ideales de estudio y control.


LSD

 El LSD es 'Dietilamida del Acido Lisérgico', una droga alucinógena o psicodélica que se extrae químicamente del cornezuelo del centeno. Se vende en forma de minúsculos sellos con diferentes formas y colores. En la calle también se le llama 'tripi' o 'ácido’. Se toma siempre de forma oral, ingiriendo o tragando los micropapeles impregnados con el LSD. 


Alcohol

 El alcohol se extrae de la fermentación de diversos frutos y plantas. Incluye el vino, cerveza, licores,...  Es una de las drogas de uso más antiguo y amplia aceptación en la cultura mediterránea. Por sus efectos, está clasificada como droga depresora del Sistema Nervioso Central. 
El alcohol es una droga con alto poder adictivo, si bien la amplia tolerancia social y su fácil adquisición la convierten en una sustancia 'doméstica', con presencia constante en nuestra cultura occidental. Legalmente no se puede vender bebidas alcohólicas a menores de 18 años.


Riesgos
Todas las drogas afectan a la salude las personas y su desarrollo personal. Sin embargo, este dato se potencia aún más en el caso de los jóvenes, puesto que cada vez que se recurre a las drogas como muleta para disfrutar de la vida o enfrentarse a sus exigencias, se está limitando la oportunidad de demostrar y desarrollar los recursos y las capacidades propias.
El consumo de drogas induce, por otra parte, a comportamientos "descontrolados" que se llevan a cabo bajo los efectos de las drogas, conductas, en muchos casos, en las que no se miden los riesgos, ni las consecuencias de lo que se está haciendo.
Un riesgo de las drogas (quizá el más importante) es su capacidad de crear dependencia. Todas las drogas presentan esta característica. Aunque se afirma que algunas drogas no generan dependencia física (cannabis, alucinógenos, éxtasis,etc.), éste es un asunto controvertido. En lo que sí hay unanimidad es en la capacidad de las drogas para provocar dependencia psicológica o emocional. Es cierto que la facilidad para que se cree una dependencia física depende de muchos factores, también lo es que no hay ninguna persona tan segura que pueda afirmar que controla plenamente los riesgos de hacerse dependiente.


·    Los padres fomentando en sus hijos, desde pequeños, hábitos y costumbres saludables, acompañándoles  y         apoyándoles en su desarrollo personal como sujetos responsables, libres y maduros, e informando y dialogando    con los hijos sobre las drogas.
·       Los profesores inculcando la importancia de la salud, orientando sobre la manera de mantenerla y mejorarla, priorizando los aspectos educativos sobre los conocimientos y fomentando un clima de relaciones y un ambiente que contribuya a la evolución y a la madurez de sus alumnos.
·       Los médicos y el personal sanitario promoviendo la mejora de la salud de lacomunidad, informando objetivamente sobre los efectos y riesgos de las drogas y proporcionando tratamiento a los afectados por su consumo.
·      Los policías y los jueces actuando fundamentalmente sobre la oferta y la disponibilidad de drogas, persiguiendo a los narcotraficantes, etc.
·      Los legisladores promulgando leyes que limiten la venta de drogas legales a menores y que sancionen los comportamientos ilícitos de producción y venta de drogas.
·      Los trabajadores sociales apoyando y orientando ante situaciones de desestructuración social y marginación que generan mayor debilidad ante las drogas en algunas familias, barrios, ciertos colectivos, etc.
·     Los mediadores y las asociaciones juveniles favoreciendo alternativas de ocio y tiempo libre saludables para los jóvenes, facilitando la formación de nuevos grupos de amigos, etc.

       Consecuencias
Las consecuencias de la drogadicción son nume­rosas e inciden tanto en el plano individual como en el familiar y el social.
La drogadicción acarrea al individuo graves da­ños físicos y psíquicos. A los derivados del abuso de las sustancias tóxicas, hay que añadir los que provienen del consumo en condiciones poco seguras. Por ejemplo, en el caso de la heroína, su consumo lleva aparejados proble­mas de contagio de graves enfermedades, como el SIDA o la hepatitis B.
Por lo general, el proceso de drogadicción con­duce a la paralización de la maduración mental del individuo. Toda su energía se canaliza a la obten­ción de la sustancia de la que es dependiente. Cual­quier otro interés pasa a un plano secundario.
El drogadicto pierde lo mejor de sí mismo: el autocontrol y la fuerza de voluntad. Se vuelve apá­tico, desinteresado, ansioso. Pierde el estímulo por los logros personales y profesionales. Se aisla, des­precia los vínculos familiares y amistosos, y se en­cierra en círculos, por lo general marginales, donde le resulta fácil conseguir la droga. Se vuelve esclavo de la sustancia hasta destruirse a sí mismo.
Las repercusiones en el ámbito familiar también son importantes. La familia de un adicto casi siem­pre se ve desbordada en su intento de hacer frente al problema, sobre todo cuando, junto a la toxico­manía, se producen conductas de carácter delictivo. El abanico de actitudes que se da entre los progenitores ante la existencia de un hijo toxicómano es muy amplio -desde el ocultamiento y la incompren­sión al intento de encontrar soluciones con el apo­yo de profesionales-, pero en cualquier caso el pro­blema siempre plantea graves tensiones e importan­tes cargas económicas, en ocasiones insostenibles.
En el ámbito social, las consecuencias más graves del consumo de drogas probablemente sean la marginación y la delincuencia. Por un lado, la distribu­ción de las drogas ilegales está controlada por orga­nizaciones criminales, con las secuelas de corrup­ción y violencia que ello lleva aparejado, y por otro lado, el consumidor suele recurrir a conductas de­lictivas para poder adquirirlas 

¿DESDE CUANDO EXISTEN LAS DROGAS?
Se han encontrado datos de 4.000 a 5.000 a C. Que atestiguan el consumo de drogas y de alcohol. Al principio, las drogas se consumían por la creencia de que sus efectos provenían de los dioses y de un poder superior.

El hombre al comprobar sus efectos sorpresivos y espectaculares, propició su consumo en ceremonias religiosas. De este modo, el uso quedó reservado a los poderosos: reyes favoritos, gobernantes, jefes de sectas caudillos y sacerdotes.

 HISTORIA DE LAS DROGAS
En todas las épocas el hombre ha consumido diversas drogas, extraídas de plantas que crecían en su medio natural, con la finalidad de ayudarse en su lucha contra la fatiga, la angustia y el dolor o de procurarse nuevas sensaciones y formas de placer. Esto ha ocurrido en todas las culturas y en todas las partes del mundo. Por ejemplo, en la antigua civilización sumeria ya se consumía opio, hace miles de años también se fumaba este producto en China y en otros países del Lejano Oriente. En las naciones islámicas, la cannabis en la droga secular, mientras que el alcohol está prohibido y perseguido. En grandes zonas de América Central y del Sur se encuentra muy extendido el consumo de hojas de coca entre numerosas tribus que utilizan, además alucinógenos en sus fiestas religiosas y en las grandes celebraciones.
Generalmente cada cultura tiene un tipo de droga que acepta y permite dicha droga se utiliza en las relaciones sociales, en las ceremonias religiosas, en el trabajo o bien durante el tiempo de ocio. Los individuos que integran cada tipo de cultura aprenden a utilizar estas drogas, saben que dosis son adecuadas, cuáles son sus efectos, qué ocurre en casos de sobredosis, y qué riesgos o peligros pueden acarrear un consumo prolongado. En definitiva, aprenden a usarlas de un modo racional, selectivo y controlado.

La cultura occidental tiene un comportamiento similar frente a las drogas tradicionales y reconocidas, como son el tabaco y el alcohol. Sin embargo, otros tipos de drogas, que pueden ser consumidos legalmente y sin problemas en otras culturas, están prohibidos en América y Europa. La legalidad de una droga determinada no depende, por tanto, de sus efectos reales o potenciales, sino de problemas de tradición cultural y de los grandes interese económico que promueven su consumo.

Durante los siglos XVI y XVII, y como consecuencia de los descubrimientos geográficos producidos por el auge de la navegación, llegaron a Europa, importados de otros continentes, el tabaco, el café y el té, cuyo consumo se extenderá rápidamente. Estas sustancias fueron incorporándose poco a poco a los sociales diarios, aunque en los primeros tiempos de su introducción alguna de ellas fuera rechazada e incluso perseguida.

Otros tipos de drogas, como los píceos, cannabis y alucinógenos, han tenido menor difusión, y hasta mediados de este siglo sólo se han utilizado en círculos restringidos, sin que llegasen a constituir un problema social grave. Pero en los últimos veinte años se ha difundido de forma masiva el consumo de estos tipos de drogas entre los jóvenes, así como los psicofármacos. También han hecho su aparición nuevos alucinógenos y otras drogas sintéticas o productos derivados de laboratorio, como, por ejemplo de heroína y el LSD. 


¿QUÉ ES LA DROGADICCIÓN?
La drogadicción es una enfermedad crónica progresiva, de origen social y familiar, con consecuencias individuales y que si no se trata puede ser mortal. Es la adicción, la dependencia de una droga. A veces se utilizan otras palabras como drogodependencia que significa dependencia de una droga, o toxicomanía, que quiere decir lo mismo. La drogadicción implica un vínculo enfermo entre un individuo y la droga. Drogadicto es una persona que ha perdido su libertad ante la droga. Se h a habituado, se ha acostumbrado a ella de tal modo que ya, aunque quiera, no puede dejar de consumirla. No puede prescindir de ella.

CAUSAS DE LA DROGADICCIÓN
 La curiosidad de lo prohibido. La curiosidad, importantísima en todos nuestros descubrimientos en la vida, es mucho más fuerte si se trata de materia prohibida. Las drogas son ilegales, están prohibidas por la sociedad y por las personas mayores, contra quienes el joven se rebela por naturaleza, y mucho más ahora, ya que culpa a esos mayores de haber “organizado” este mundo loco y amenazador en que vivimos. Por eso, la primera hierba, rodeada de misterio y de prohibición, se hace intensamente atractivo.

El gregarismo. Todos sabemos que el adolescente y el joven, por una parte, se rebelan contra las generaciones anteriores, pero, por otra, sienten la necesidad, a veces angustiosa, de ser aceptados en el grupo o pandilla de sus iguales. Es una necesidad muy profunda, surgida de la tendencia a relacionarse, que, es el impulso más profundo del ser humano, más que el instinto sexual.

El placer. Al principio por curiosidad, después por la necesidad de ser aceptados, muchos fuman el primer cigarrillo de marihuana o toman el primer (ácido) o cocaína sin ningún gusto, incluso con desagrado. Pero después de unas cuantas experiencias empieza a gustarles. La nueva sensación de ingravidez, o al menos ligereza, de la marihuana; la euforia loca del alcohol; la nueva energía y vitalidad artificial de las anfetaminas o cocaína; el descubrimiento de nuevos colores y sonidos en las alucinaciones del LSD; el (placer total) producido por la heroína, son sensaciones placenteras distintas, de gran intensidad, que terminan por atrapar en serio al que empezó jugando

La evasión. Hay que reconocer que el mundo que estamos legando a las generaciones jóvenes no es atractivo ni agradable, sino injusto y duro.
Ante esos pavorosos problemas comunes y ante los pequeños problemas individuales (exámenes suspendidos, fracasos sentimentales, dificultades económicas), el joven tiende, con cobardía, pero con cierta lógica, a evadirse. Y la evasión más cómoda y más rápida, aunque al final resulte la más destructiva, es la droga. Una vez que ha escapado por esa puerta falsa, ¡qué difícil es que quiera volver a enfrentarse con valentía a la dura, terrible y hermosa realidad!.

 Búsqueda de nueva creatividad. Algunos escritores, pintores o músicos han los alucinógenos para despertar o expandir sus poderes creativos, abriéndolos a nuevos horizontes. En la misma línea, por la energía y vitalidad que proporciona, algunos llaman a la cocaína “la droga de los ejecutivos y de los políticos”.
Algunos jóvenes, impresionados por estas falacias, recurren también a la droga, esperando encontrar en ella esa “sabiduría oculta”. Pero lo que encuentran es una combustión rápida de sus organismos, espoleados despiadadamente, y una destrucción rápida de sus cerebros.
 Los traficantes. Las cinco causas citadas hasta ahora son interiores al posible drogadicto: son miedos, deseos, ilusiones de su corazón. Pero hay que añadir, como impulso importantísimo para explicar la extensión aterradora del consumo de drogas, una causa externa: la avaricia de los traficantes. Con el cannabis o marihuana, la ganancia es mucho más reducida, pero el número de traficantes es infinitamente mayor: cualquier alumno que vende un cigarrillo de marihuana a un compañero es un traficante, aunque sólo lo haga para obtener dinero.
Actualmente, la droga es el negocio número uno de la mafia internacional. Y la finalidad clara de esa mafia es, según una circular interceptada por la Policía norteamericana, llevar al mayor número posible de adictos hacia la heroína, verdadero “castillo de irás y no volverás”, el callejón sin salida, que produce los más saneados dividendos a los traficantes mientras dure la vida del adicto.

La ausencia de centros recreativos y culturales o de actividades interesantes bloquea los cauces de expresión de la juventud.

 El sistema sanitario abusa de la receta de psicofármacos, utilizados en su mayoría sin verdadera necesidad y que constituyen generalmente el primer eslabón hacia el consumo de drogas.

Por estos y muchos otros motivos, los individuos llegan a drogarse y crece cada vez más porque la gente cree que con el uso de ellas se solucionan todos los problemas, se mitigan los pesares, se puede amar intensamente, se vuelve más intelectual, se encuentra paz, hay más potencialidad sexual y se gana energía; que es una protesta a las crueldades de la sociedad.




EFECTOS DE LA DROGADICCIÓN


.- Consumir una sola vez, también tiene riesgos. Una sola borrachera puede provocar una intoxicación severa y, una sobredosis puede ocasionar graves daños físicos, incluso la muerte.
 .- Creer que consumir sólo los fines de semana no es riesgoso es un grave error, pues si sumas los días de fin de semana en todo un año te darás cuenta que son muchos días. Si a esto le agregas que, por lo general, los jóvenes están consumiendo grandes cantidades, al sumarlo reconocerás que es muchas más la cantidad consumida de lo que pensabas.
 .- Todas las drogas pueden producir dependencia. Si necesitas consumir drogas para divertirte, bailar, conversar con tus amigos/as, evadir situaciones problemáticas, olvidar problemas emocionales, es probable que después de un tiempo ya no sepas disfrutar, salir, conquistar, solucionar algún problema, sin drogas. Tienes un alto riesgo de ser dependiente, por lo tanto pide ayuda.
 -Si mezclas diferentes drogas (por ejemplo alcohol y marihuana, y cocaína), los riesgos son más grandes, pues sometes a tu sistema nervioso a verdaderas sacudidas contradictorias. Las mezclas de drogas hacen que los efectos de éstas se multipliquen con riesgo, incluso, de provocar la muerte. Si algo así te ocurre debes acudir rápidamente al servicio de salud de urgencia más cercano.
 - Las drogas ilegales pueden estar adulteradas, cosa que frecuentemente hacen los traficantes para ganar más dinero, los que las hace más tóxicas aún.
 -Si has tenido problemas psicológicos o tienes antecedentes genéticos, el consumir drogas te hace más vulnerable a que se te desaten graves trastornos mentales.
 - En todos los países hay drogas que son ilegales, y su consumo está sancionado. Si eres sorprendido, corres el riesgo de ser detenido.
 - Muchos comportamientos son más peligrosos bajo los efectos de las drogas: conducir un auto o una moto, tener contactos o relaciones sexuales sin medir las consecuencias, crear problemas de convivencia en la familia, involucrarse en peleas y actos de violencia callejera.
 - Múltiples son los estragos que causan tanto en lo biológico como en los psíquico, y según el tipo de droga y la estructura orgánica del individuo los efectos pueden ser mayores. En todo caso, es evidente que toda droga altera la personalidad del consumidor.
 - Las personas que atraviesan por los estados depresivos, de fatiga física y psíquica previos, recurren a las anfetaminas por ser drogas que despiertan euforia y cuando ingieren mayores dosis no obtienen bienestar ni fortaleza alguna sino que aumenta la angustia y la fatiga, por lo que se ven obligados a seguir drogándose cada vez más ya que las anfetaminas producen tolerancia. En ocasiones se presentan delirios de persecución y regresión. El uso prolongado de estas drogas pueden ocasionar hepatitis y abscesos de la piel. El exceso altera el ritmo cardiaco y causa la muerte.
 - Asimismo hay personas que no pueden conciliar el sueño por desajustes orgánicos o por fuertes preocupaciones y, para lograrlo, emplean barbitúricos, los mismos que producen intoxicación que se manifiesta por una debilidad motriz, dificultad de habla y de pensar; además, disminuye la capacidad de comprensión. Si persiste el uso de la droga, crea en el sujeto una dependencia física. Cuando interrumpe el empleo de barbitúricos siente marcada ansiedad, delirios y alteraciones en las percepciones.
- El uso de la marihuana causa en los individuos un aumento de las pulsaciones, sequedad de la boca, los ojos se enrojecen; no mantienen una buena coordinación muscular, a veces hay aumento en el apetito. En el aspecto psíquico se nota una baja de nivel de atención, la fluidez verbal es variables y la noción del tiempo se distorsiona. Muchos sienten que su cuerpo se va desintegrando y reaccionan con un profundo miedo y pánico. En los universitarios y colegiales aparece el “síndrome emotivacional” o abandono de los estudios, que lo describe como un cambio de personalidad en la que el individuo pierde todo interés y se vuelve apático, no logra concentrarse en lo que realiza, no tolera frustraciones, permanece tranquilo y anulado emocionalmente. 



 ¿QUÉ ES UN DROGADICTO?

También se los denomina toxicómanos, sus vidas se centran en el consumo, y no pueden controlar el uso de la droga. A corto o largo plazo pueden presentar trastornos psíquicos o físicos. Tienden a la recaída tras períodos de abstinencia y tras la curación de los trastornos de la privación.

Se pueden decir que todos los individuos desajustados en su personalidad, sea momentáneamente o en forma persistente, tienden al consumo de drogas como el medio más apropiado para solucionar sus problemas, de cualquier índole que éstos fueren; lo que significa que todo individuo aún mucho antes de iniciarse en el consumo de drogas, ya es un ser cuya personalidad no es normal, situación que puede aceptar conscientemente, pero en la mayoría de los casos acciona el inconsciente, pero en la mayoría de los casos acciona el inconsciente no permitiéndole percatarse de su yo disminuido. En esta situación quedan involucrados hombres y mujeres, adultos y seniles, jóvenes y adolescentes.

TIPOS DE DROGADICTOS
 Hay varios tipos de drogadictos:
- Consumidor ocasional: Tiene contacto con la droga en forma esporádica.
- Abusador de drogas: Es quien consume drogas con mayor frecuencia que el anterior, frente a distintas circunstancias, en distintos momentos del día, pero que aún puede tolerar intervalos libres de droga.
- Droga dependiente: En este estado la persona tiene necesidad imperiosa de tener la droga en el organismo.



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More